Abr 202011
 

http://www.meipi.org/doloresdepoesia.map.php

 

martes 19 de abril de 2011

LOS POETAS LEONESES & LOS BARES DE LA CIUDAD

Del Blog de Vicente Muñoz http://mividaenlapenumbra-vinaliatrippers.blogspot.com/2011/04/los-poetas-leoneses-los-bares-de-la.html

LITERATURA

Los poetas leoneses ‘procesionan’ hoy por los bares de la ciudad

Tan singular ronda literaria arrancará en Espacio Vías y luego hará 3 escalas más

 

L. Castellanos / La Crónica de

 

La se hace hueco en Semana Santa. Once autores leoneses (en principio) serán protagonistas hoy de una ronda literaria, lúdica y etílica que se iniciará en Espacio Vías, al estar integrada esta en el programa de actividades organizado con ocasión de la exposición ‘Memoria química’ dedicada al fotógrafo Chema Baños, y luego irá viviendo diferentes escalas en algunos bares de la ciudad. ‘Dolores de en los bares’ se ha bautizado a esta iniciativa cultural que, como indica Felipe Zapico, uno de sus actores, se celebra bajo este envoltorio “porque queremos juntarnos en los bares que nos gustan. En los bares donde hemos escrito y sobre todo bebido. Y queremos celebrar esta ronda poética con la compañía de nuestros amigos”.

 

Cual vía crucis profano, se ha dispuesto una ruta con cuatro estaciones donde cada uno de los poetas irá haciendo frente a su propia obra. Así, tal y como ya se ha apuntado, el itinerario arrancará en Espacio Vías a las 21 horas; a las 21.45 horas este se acercará a El Gran Café para luego proseguir hacia el Bardalla (22.30 horas, en la calle Serradores) y desembocar finalmente en el Benito, en la Plaza Mayor (23.30 horas), lugar donde, además del plantel anunciado, podrán sumarse quien así lo desee para sus propios versos. Una especie de micro abierto (”pero sin micro”, como apunta Zapico) que hace este acto mucho más abierto de lo que ya realmente es.

 

La nómina de participantes ‘oficiales’ es la siguiente: Jorge Pascual Blanco, Luis Miguel Rabanal, Toño Morala, Ildefonso Rodríguez, Abel Aparicio, Juan Pajares, Víctor M. Díez, Xen Rabanal, Vicente Muñoz Alvarez, Eloísa Otero y Felipe Zapico. Viven su participación en la con naturalidad, sin estridencias y alharacas, desde la proximidad. De esta manera van a participar en esta ‘procesión de dolores poéticos’. Bebiendo y recitando. Compartiendo su tiempo y su obra con sus amiguetes y sacudiéndose cualquier aire de suficiencia y arrogancia, a los que son tan dados otros escritores autoaupados en ficticios pedestales.

 

Todos ellos ya han dado sobradas muestras de su convicción creativa. Pertenecientes a generaciones diferentes y la mayoría de ellos no enmarcados en corrientes concretas, han ido publicando su poesía a través de diferentes vehículos y soportes. Algunos salen en los manuales; otros ni han asomado por ellos. Algunos se mueven en diferentes foros artísticos y abundan en la versatilidad artística; otros, más tímidos, se manejan en entornos más restringidos. Unos han ganado premios y concentran más atenciones; otros lucen su anonimato… Pero, sin duda alguna, disfrutan de vínculos comunes: la poesía sobre todo, pero también otros lazos menos visibles (vitales e intelectuales) aunque igual de ceñidos.

 

‘Dolores de poesía en los bares’, cuyo cartel anunciador es fruto de un diseño de Julia Velázquez, nace por iniciativa de Felipe Zapico (cuyo poemario ‘Litro de versos’ ha disfrutado de una excelente acogida), —“ llegamos, tomamos algo y cada uno o una leemos alguna cosa, y a otro ; si conseguimos que nos acompañen amigos hacemos una ronda, que no es de papones, no de Genarín, no del rancio reino”, apuntaba hace unas semanas Zapi en el blog de Eloísa Otero ‘Isla Kokotero’— y su caracterización ha ido matizándose a lo largo de las últimas semanas, encontrando en el homenaje a Chema Baños (fotógrafo estrechamente ligado a algunos de los poetas participantes) la excusa idónea para darse impulso.

 

 

Kurt Schindler was born in Berlin, Germany, on February 17, 1882, and died in New York City on November 16, 1935. He was the eldest son of Josef Schindler, a Berlin banker, and his wife Marie Schindler: his younger brother, Ewald, became a prominent theater director. studied piano with Conrad Ansorge, and composition with Ludwig Bussler and others in Berlin: he took theory with Ludwig Thuille in Munich. Other teachers were Max Friedlaender, who influenced Schindler’s interest in folk music, and Friederich Gernscheim.Schindler’s compositions were first performed by Ludwig Bussler in 1902, after which he conducted opera in Stuttgart and Würzburg. In 1904 he assisted Richard Strauss and Felix Mottl at the Berlin Opera, and went to the United States in 1905 to be a staff conductor at the Conried Metropolitan Opera House in New York. Beginning in 1907 and for the next twenty years, Schindler was a reader, editor, and critic for the music publishing firm G. Schirmer. In 1909 founded the MacDowell Chorus in New York, later changing the name to the Schola Cantorum of New York after three years. He resigned in 1926 to briefly become the musical director of the new Roxy Theater. Schindler was also the Choral Director of Temple Emanu-El in Manhattan from 1913 until 1922. In 1916 married Vera Androuchevitch, an actress from Odessa. She died in 1918, and in the early 1920s Schindler assisted her family in fleeing from Odessa to Paris due to the political climate and illness epidemics.In the early 1930s Schindler intensively researched Spanish folk music and collected more than 1000 traditional melodies, many of which were published in 1941 by the Hispanic Society of University, which has sponsored his second trip. In 1933 became the first chairman of the the music division of Bennington University. died in New York City on November 16, 1935, after a long illness.

 

(por Israel Katz)
Compositor, director de coros e de ópera, e musicólogo norte-americano de origem alemã. Realizou as primeiras gravações de campo de tradicional em Trás-os-Montes em 1932.
Iniciou os seus estudos em piano, teoria e direcção, tendo prosseguido a sua formação em musicologia na Universidade de Berlim com Carl Stumpf e Max Friedländer que lhe despertou o interesse pelo universo da “música folclórica”, em especial pela “canção folclórica” alemã. Depois de desenvolver a sua carreira como compositor e de se ter destacado como maestro de coros e de óperas em Estugarda, Würzburg e ainda na ópera de Berlim – onde foi assistente de Félix Mottl e Richard Strauss – foi convidado em 1905 para dirigir a orquestra da Metropolitan Opera House de Nova Iorque, função que desempenhou até 1909.

No mesmo ano fundou o MacDowell Chorus (coro feminino), que, por sugestão de Gustav Mahler, foi transformado num coro misto de 160 vozes passando a designar-se Schola Cantorum of New York, agrupamento que dirigiu até 1926. A introdução, a partir de 1918, de música folclórica europeia (especialmente de obras corais espanholas) no repertório do Schola Cantorum, levou-o a merecer o respeito e a admiração dos compositores espanhóis, expressa em 1919 numa homenagem que o Orfeó Grancienc lhe prestou em Barcelona. Aproveitou a estada de 3 meses para percorrer a Espanha. Em 1922, foi nomeado presidente honorário da Fiesta Musical Bienal da Catalunha e foi convidado por Manuel de Falla a assistir ao Consuro de Cante Jondo em Granada. Em 1929 (Out. – Dez.) realizou o seu primeiro trabalho de campo recolhendo canções na província de .

Em 1930 (meados de Jul. a fim de Set.) recolheu canções e melodias para dança nas províncias de Soria, Logroño e Burgos. Em 1932 (Ago. – Nov.), com uma bolsa da University (Nova Iorque), realizou outro trabalho de campo nas províncias de Salamanca, Santander, Asturias, Ávila, Cáceres (com Ángel del Rio, Federico de Onís e Eduardo M. Torner) e em Trás-os-Montes (com Raúl Teixeira e Firmino Martins), nos concelhos de Miranda do Douro e Vinhais onde recolheu principalmente romances e laços. As suas recolhas foram publicadas postumamente (Schindler 1991/ 1941), sob a coordenação de Federico de Onís. Das 987 canções coligidas, gravou 370 recorrendo a um Fairchild Recorder.

Cópias do seu espólio estão arquivadas na Fonoteca do Instituto de Filologia do CSIC em Madrid, representando a maior colecção de gravações de campo efectuadas em Portugal e Espanha antes da Guerra Civil Espanhola. Israel Katz

Obra Literária
Schindler, Kurt (1991/1941) Música y Popular de España y Portugal. Edição fac-similada. Salamanca: Centro de Cultura Tradicional, Diputación de Slamanca / Nova Iorque: Hispanic Institute, Columbia University.

 

Músico especializado en folclore, nacido en y fallecido en Nueva York. Schindler no fue fotógrafo profesional e hizo las imágenes que incluimos aquí mientras viajaba por España realizando trabajo de campo enfocado a la popular. Casi la totalidad de su archivo fotográfico se encuentra en la Hispanic Society: 3.305 fotografías con sus correspondientes negativos de los viajes que realizó por Europa, África y Oriente Medio entre 1928 y 1935.

Estudió Musicología en la ciudad de Berlín, aunque antes de acabar se inscribió en la Escuela Superior Estatal de Música de esa misma ciudad para especializarse en composición musical. Su debut como compositor se produjo hacia 1902 en el Festival de Krefeld (Alemania) donde conoció a algunos de los músicos más importantes de su época como Mahler, Lorenz y Strauss, con los que mantuvo durante años una profunda amistad. Emigró a Estados Unidos en 1905 para trabajar en el Metropolitan Opera House de Nueva York. Fundó el Coro MacDowell, posteriormente conocido como la Schola Cantorum de Nueva York, un grupo coral de 160 voces que estaría activo hasta 1926.

Tras su llegada a los Estados Unidos, volvió a Europa en varias ocasiones aunque los estudiosos no se ponen de acuerdo con respecto a la cronología y duración de las visitas. En 1919 viajó a España por primera vez y a partir de 1928 se sucedieron estancias cortas en 1929, 1930 y 1932. La última de estas expediciones le llevó a recorrer la zona de Tras-os-Montes en Portugal. En España Schindler recorrió las regiones de Aragón, Asturias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja y , recopilando un extenso repertorio de música popular, transcripciones musicales y danzas tradicionales.

Abr 092011
 

 

Me acerqué al con la idea de observar cómo eran las transacciones que allí se hacían, para tratar de detectar los distintos códigos y roles que se activaban en la escenografía de . Había decidido mantener una posición analítica, neutra y no participativa en el engranaje. Cambié de idea.

El deseo de ALIMENTAR, de llenar el blog, de animar con mi acción a los compañeros a ponerse manos a la obra, tuvo que ver en el cambio de planes. Tendría que haber planificado mejor, decidido continuar con el plan A.

El plan A comenzaba con la observación y la selección de tres personas a las que acercarme. Originariamente había pensado entrevistar a una mujer que vendiera verduras fuera del circuito oficial de mercado, una persona, independientemente del género, que vendiera cualquier tipo de género dentro del circuito oficial de mercado, y una tercera persona que trabajara en cualquier puesto de embutidos, incluso una cuarta persona, un turista que participara del ESPECTÁCULO DEL MERCADO. De este modo, creía que iba a conseguir cuatro perspectivas diversas, cuatro relatos diferentes que pudieran entrecruzarse. Una vez escogidos, el plan era bajar al mercado el miércoles y entablar conversación, generar , explicar la razón por la cuál quería relacionarme y conseguir una cita, para comenzar las grabaciones. A partir de ahí no había pensado los siguientes pasos.

No había pensado, por ejemplo, cómo afrontar una entrevista, no me había cuestionado la : romántica, exótica, nostálgica, activista, superficial, , o la del discurso.

Así que los derroteros por los que me llevó el deseo me han puesto en conflicto. Finalmente decidí entrar en La Tienda, pedir una tila, y mirar cómo los comerciantes entraban y salían, desayunaban, iban al baño, y se relacionaban entre ellos. En ésto, se puso a mi lado un señor mayor, pidiendo un café blanco. Esta fue la parte de la historia que generó el desenlace. Empezamos a hablar

– ¿qué es un café blanco?

– Un orujo, ja ja ja

Y a los pocos minutos ya tenía encendida la grabadora del móvil, y ya iba dirigiendo la conversación en función de los caminos que habíamos ido definiendo en el taller: el estraperlo, el mercado, Durruti, el trabajo… Yo preguntaba y el , mote del hombre, contestaba. Me habló de una práctica creativa: pintaba vieiras, decía.

– ¿Para qué son las vieiras? (pensando que iba a hablarme del Camino de Santiago)

– Para pintarlas. Algunos las usan de cenicero, pero se estropea el esmaltado. Es una pena no tener una aquí, si no te la regalaba (y yo pensando en el “icono”

Durante nuestra conversación, el Abuelo me dijo que su esposa tenía alzheimer, que vivía en una residencia, pero esta información no me interesó a priori, no estaba en los planes…

Saliendo de la Tienda, acompañándole un poco a su casa, bajando las escaleras, me dijo el Abuelo que quería contarme una , que era larga, que se la habían enseñado en la escuela y que si no la aprendía le daban palos. Le pregunté si podía grabarle, y vi en la pared de enfrente el muro de Neruda, le pedí que se colocase allí, y que comenzara. Estaba produciendo una imagen en movimiento.

¿Qué tipo de imagen produje? ¿Qué relato propicié? Una imagen más, más ruido, una visión de la vejez típica. Me arrepiento de haber entrado en la representación, de haber simulado interés, de no haber tenido una escucha activa, de haber creado algo superficial, de haber utilizado a una persona.

De todos modos, me parece representativo dejar aquí este rastro de mi mirada, para monitorizar de forma pública el modo en que actúo