$wpsc_version = 169; Aquel motorín » Capital León
calle folklore biografía escultura jornadas procomún relato llionés prieto picudo Puerta Castillo Personajes ayuntamiento Moscas twubs #leoncapital deporte rusia ciudadanía Anarquismo Localidades comunidad autocrítica Video Pierre Puiseux nostalgia Kurt Schindler inquisición Historia País Llionés confianza Guerra Civil Cancionero leonés memoria colectivos estraperlo telégrafo 1905 Genarín político libertarias 1936 Calle de Fernando Merino cecina solapamiento compartir represión display_podcast Botillo Políticos editar Mariano Domínguez Berrueta Durruti coordenadas Arquitectura Bierzo topo USA religión Arte Columbia ruisa #spanishrevolution Legión Cóndor cultura Cantaderas bar mayos duda abril capital simbólico culturas transnacionales producción hilo Workshop Reino de León San Marcos english Catedral globalización Pendones Semana Santa Astronomía Wolfram von Richthofen intercambiar pedagogías invisibles invisible Unión del Pueblo Leonés cgt observatorio vino Llionpedia ecología Montaña vínculo eclipse mundo rural rey infografía ética ramo leónes Sucesos berlín Biblioteca Azcárate hashtag poesía limonada abuelo Roma 1939 textos Cabezadas universidad guirrio papones música herramientas Palacio del Conde Luna mirada Base Aérea de La Virgen del Camino París twitter posmodernidad universida sentimiento plataforma convención riaño Iglesia autonomía leonesa Babia identidad frente diversidad cultura leonesa Prensa meteorología Calle de la Catedral Toulouse gastronomía fotografía instrumentalización Bombardeo de Guernica Poderes mapa Filandón despoblación deicidas Girón migración debate Gitanos Corpus urbanismo Calle Matasiete musac valor Postal archivo_taller Arqueología industrial cuerpo incorrupto La Bañeza portugués ayuda satanismo #acampadaleon Fundación Sierra Pambley Actualidad conflicto Judíos plaza Cistierna Vaqueiradas Maragatería mercado ile Prisión Matar judíos comunicación grúa guerra antruejo CNT audio León estrategia marginación capital Libros San Isidoro legio VII Imágenes capitán Rodríguez Lozano socializar enseñanza leyenda Crimenes testimonio recitar Azucarera Santa Elvira proceso
 

PEDRO GARCÍA TRAPIELLO PEDRO GARCÍA TRAPIELLO 10/01/2008 Diario de León

PASAN y pasan los días y aún espero un eco, una gacetilla o un algo que dé cuenta en esta ciudad madrastrona de la muerte aún reciente de un hombre con genialidad ingeniera, un inquieto buscador de soluciones prácticas a cualquier cosa que tuviera maquinaria o artilugio, un pertinaz inventor con un rastro de cuatrocientas patentes entre las que tan sólo una de ellas (hoy tiene renombre en medio mundo) le hubiera proporcionado en cualquier otro lugar que no esté regido por la ingratitud y el homenaje mutuo un memento de gala y orla, una peana en rinconada urbana o un adiós con sentimiento. No logro explicarme el silencio cazurrote que acompañó a su paz a don Heinz Pitschel, nacido alemán y entrañado como Enrique entre nosotros durante setenta años hasta morir frisando los cien. La biografía y peripecia personal de Pitschel tiene largura y tiene novela. Llegó a esta ciudad como jefe de mecánicos de la Legión Cóndor (que Hitler envió a Franco para ensayar con españoles los primeros bombardeos con cazas stukas que después serían devastación europea de la Luftwaffe) y aquí residenció sus amores con una leonesa con la que hizo patria familiar… y sus incansables averiguaciones, entre las que destaca una que dió como resultado un motorín de modesta envergadura y altísima prestación, todo un gigante de la mecánica que redimió a la España de secano con pozo de cigüeñal o noria y a los regadíos crecientes. Era el motor «piva», una leyenda viva que conocen y reconocen los labriegos de media península, desde los del Plan Badajoz a la huerta murciana, desde el pazo gallego a la masía catalana… y más allá, desde Tánger a Trípoli y tantísimas tierras de desierto y vergel donde el «pivina» redimió de la sed y el alacrán. En el León de azadón y torga, de acequia o paramera, está grapado el ruido de ese motor incansable en las noches de grillo y taponada en que tocaba regar. Su matraca lejana acunó sueños y madrugones. Horas y horas resiste ese motorín la faena de noria que se le encomienda. El hortelano y el labrantín le deben mucho. Seguro que alguno, en medio de tanto silencio que sepulta, evocará alguna vez una gratitud a quien pudiera inventar cosa tan redentora que jubiló a pollinos y calderos acarreados. Ese agradecimiento anónimo premia la paz de Pitschel.

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)

 
© 2023 Capital León Suffusion theme by Sayontan Sinha